Los mejores ejercicios para el estrés


Es normal sentirte tan cansado a causa de tus actividades diarias, que no te quedan ganas de hacer ejercicio. Lo que más deseas, en cambio, es un tiempo para poder relajarte, hacer algo que te libere del estrés y te haga olvidarte de los problemas cotidianos, o que incluso te ayude a dormir mejor. Y tienes razón en buscarlo, pues quien a su tiempo descansa, rinde el doble y no se cansa.

Aunque te resulte difícil de creer, ese espacio de relajación que buscas también puede dártelo el ejercicio. Además de ayudarte a mejorar tu salud, es una excelente manera de liberar estrés, distraerte un rato y prepararte para una noche de sueño reparador.  Conoce qué tipos de ejercicio te relajan lo suficiente para que descanses mejor y rindas el doble.

Algunas actividades combinan ciertos factores que te ayudan a calmar el ánimo: el uso de  música suave, los movimientos involucrados, el ritmo de la respiración necesario para practicarlos, incluso la ambientación o el medio en el que deben realizarse construyen la experiencia perfecta para que te relajes.

Durante el ejercicio, tu cuerpo libera sustancias que optimizan su funcionamiento, pasado el punto más alto de energía que te aporta, empieza a prepararse para descansar.

Ejercicios que funcionan

Escoge los que más te gusten y se adapte a tus necesidades.

Yoga. La filosofía de esta actividad es unir el cuerpo y la mente. Los ejercicios, movimientos y posturas en esta disciplina son pausados y no requieren un gran desgaste físico, además de que trabajan la elasticidad de los músculos. En los ejercicios, la respiración está diseñada para aumentar el grado de relajación y eliminar el estrés acumulado en tu cuerpo.

Tai-Chi. En esta disciplina oriental los movimientos son lentos, suaves y ordenados en secuencias definidas. Tiene como finalidad canalizar la energía corporal de forma que salga el estrés y las sensaciones negativas que se acumulan en el cuerpo.

Pilates. Estos ejercicios, que tienen su origen en las terapias de rehabilitación física para personas con alguna lesión muscular, son una mezcla de movimientos y rutinas para fortalecer todo el cuerpo que también introducen formas de relajación muscular. Su efectividad hace que sea impartido en muchos establecimientos, gimnasios y escuelas de deporte especializadas.

Natación. Desde que entra en contacto con el agua, tu cuerpo se relaja. Liberar el peso corporal mientras te mueves, disfrutar la ingravidez, el desplazamiento de cada uno de tus músculos y disfrutar de un baño, te permite relajar tanto el cuerpo como la mente.

Caminar: Una simple caminata, estés o no “equipado” con ropa y zapatos deportivos para realizarla, puede ser una actividad sumamente relajante, sobre todo si tienes la posibilidad de hacerlo en entornos naturales. Disfrutar el paisaje, concentrarte en tu respiración o escuchar música que te guste pueden darte la experiencia de relajación que buscas.

Los distintos elementos de estas actividades facilitan que liberes el estrés, aunque lo importante es disfrutarlas para que en verdad te relajen. Procura no ejercitarte antes de dormir para que aproveches sus cualidades antiestrés al máximo: prográmate para realizarlas unas tres horas antes de irte a la cama, cuando la temperatura de tu cuerpo ya bajó.

Date tiempo para descansar mejor a través de los ejercicio relajantes. Mejoras tu salud física y mental, y sobre todo, ¡rindes el doble y no te cansas!

Chécate, mídete y muévete
¡Disfrutar una vida sana depende de ti!

Regístrate y recibe en tu correo consejos, infografías, videos, podcast y artículos que te ayudarán a tener un estilo de vida más saludable. ¡Chécate, Mídete y Muévete!