Muévete, nunca es tarde para empezar


Todo el mundo sabe que el ejercicio y la actividad física son importantes para mantener la salud, sin embargo, muchas personas llevan una vida completamente sedentaria, sin movimiento.
 
La verdad es que iniciar en la actividad física y el ejercicio no es tan complicado, y sus beneficios mejorarán tu salud significativamente, así que primero lo primero:
 
Decídete a cambiar y despídete de la vida sedentaria que te hace acumular kilos de más. Una vez decidida, sigue esta sencilla rutina para iniciar con la actividad física y el ejercicio e irlos incorporando poco a poco a tu vida.
 
Estírate y muévete 10 minutos durante las mañanas
 
Ni siquiera se trata de levantarse más temprano, mientras te lavas los dientes, te bañas, te vistes y preparas tu desayuno, estira los brazos hacia adelante, arriba y atrás. Repite e incluye movimientos para cuello, espalda, cadera, rodillas, piernas y pantorrillas.
 
Camina de 10 a 15 minutos
 
Dependiendo a qué te dediques, encuentra la forma de caminar mínimo 10 minutos todos los días antes de sentarte en el trabajo o en la casa. Bájate antes del transporte público, sal a dar un paseo con tu mascota, o camina después de comer para bajar la pesadez.
 
Usa las escaleras (5 minutos de subida y 5 minutos de bajada)
 
 Sea cual sea tu actividad, siempre hay escaleras que enfrentar: en el metro, el centro comercial, la oficina, el edificio, etcétera. Reloj en mano, transforma estos “obstáculos”, en 2 series de ejercicios de activación física diaria: 5 de subida, 5 de bajada.
 
Estírate de nuevo
 
Haz una pausa de 10 minutos en el día para realizar estiramientos como en la mañana. ¡Levántate y muévete un poco!
 
 Camina de 10 a 15 minutos antes de descansar
 
Antes de llegar al rico sillón de casa para disfrutar una serie, libro, película o programa camina mínimo otros 10 minutos. Ya sea que vengas de regreso a casa, o tengas que salir a la tienda, muévete antes de terminar el día.
 
Disfruta los beneficios del ejercicio y la activación física, y en la medida de lo posible, busca la forma de aumentar poco a poco el tiempo y la intensidad.
 
Como ves no es necesario preparase para correr maratones o gastar en caros gimnasios, una simple rutina de movimientos al día te permitirán disminuir el estrés, aliviar la depresión y la ansiedad, mejorar tu digestión, incrementar tu optimismo, mejorar tu vida amorosa y hasta prevenir el cáncer.
 
¡Así que primero lo primero y ponte en marcha! 

Chécate, mídete y muévete
¡Disfrutar una vida sana depende de ti!

Regístrate y recibe en tu correo consejos, infografías, videos, podcast y artículos que te ayudarán a tener un estilo de vida más saludable. ¡Chécate, Mídete y Muévete!