Actívate en 8 pasos muy sencillos

Tu cuerpo está diseñado para la acción, sin embargo, las actividades cotidianas como transportarse, trabajar e incluso las recreativas, requieren cada vez menos movimiento y menos esfuerzo físico. ¡Si tienes ganas, nunca es tarde para moverte!

Pon mucha atención, actívate y mueve tu cuerpo con estos 8 pasos muy sencillos:

1.            Ten claro por qué es importante
Moverse es una forma de cuidado para ti y tu familia, ya que todas las enfermedades relacionadas al sedentarismo tienen implicaciones en la calidad de vida y en la dinámica familiar. ¡La actividad física es una forma de invertir en salud y bienestar!

2.            Evalúa tu situación
Las primera vez que realices una actividad (como caminar, trotar, nadar, andar en bicicleta o hacer ejercicios de fuerza) hazlo solo y mantente en un nivel de esfuerzo cómodo. Esta será la base para ir trabajando y de esta manera sabrás cuáles son tus límites. 

3.            Pequeños cambios conducen a grandes cosas
Subir un piso por las escaleras y los demás en el elevador, caminar una cuadra extra, levantarte de tu lugar cada 30 minutos, llevar al parque a tus hijos son pequeños cambios que puedes introducir en tu vida cotidiana. ¡Recuerda que todo aporta!

4.            Disfrútalo
Moverse no tiene por qué implicar sufrimiento. Explora y encuentra una actividad que disfrutes, utiliza ropa cómoda, acompáñala con tu música favorita, si realizas una actividad en exteriores, encuentra una ruta que te guste.

5.            Divide y vencerás
Si no te es posible moverte 30 minutos continuos diariamente, ¡divídelo! Ten sesiones de 10 minutos en diferentes momentos del día.

6.            Prepárate para las dificultades
Contempla todas las dificultades que se te pueden presentar y ten un plan B. Por ejemplo, alguna actividad en casa como jugar con tus hijos o incluso una pequeña rutina de ejercicio,  por si llueve o la calidad del aire es mala.

7.            Registra tu actividad
Marca en un calendario los días en los que tu activación física fue mayor. Verás que poco a poco irás acumulando más días y esto te motivará a seguir haciéndolo.

8.            Encuentra un compañero
Tener un compañero genera un nivel de compromiso mayor. Elige a alguien con quien disfrutes compartir el tiempo, te sientas cómodo y te motive a seguir mejorando.

Ponerte en movimiento te traerá grandes beneficios: reducirás el riesgo de padecer enfermedades, tendrás mejor condición física, mejorarás tu apariencia y bajarás tus niveles de estrés. ¡Nunca es tarde si tu dicha es buena!

Chécate, mídete y muévete
¡Disfrutar una vida sana depende de ti!

Regístrate y recibe en tu correo consejos, infografías, videos, podcast y artículos que te ayudarán a tener un estilo de vida más saludable. ¡Chécate, Mídete y Muévete!