El hambre del tacto

Seguramente te ha pasado: tomas entre tus manos una pieza de pan recién hecha y lo primero que haces es presionarla suavemente para comprobar que es muy esponjosa. Acto seguido, te dispones a comerla, aunque tu estómago esté lleno.
 
¡Te agarramos con las manos en la masa! Pero no te preocupes, el hambre del tacto es más común de lo que crees.
 
Tocar los alimentos te ayuda a saber qué tan maduros están, por ejemplo, en el puesto de la fruta y las verduras. Palparlos también te avisa si están calientes o muy fríos, piensa cuando vacías un poco de leche del biberón en el costado de tu mano.
 
El sentido del tacto juega un papel fundamental en nuestra alimentación diaria, pese a que en México se acostumbra comer con cubiertos, a diferencia, por ejemplo, de la India donde se come con las manos.
 
Sin embargo, el sentido del tacto también puede jugar en tu contra y detonar antojos que no necesitas. Otro ejemplo además del pan suave, son las bolsas con frituras que se vuelven toda una experiencia para tus manos antes de terminar en tu boca.
 
Primero el empaque metálico que suena entre tus manos, incluso puedes agitar la bolsa y sentir su contenido. Al abrirlo y tomar una fritura ya estás cayendo en el antojo, y si llevarla a tu boca no es suficiente, seguro que terminas chupándote los dedos gracias al queso o chilito del producto.
 
Esas sensaciones en tus manos pueden llevarte a consumir alimentos que no tenías pensado, y que mucho menos responden a la necesidad de alimento en tu estómago, así que pon atención y frena el hambre del tacto.
 
Primero sé consciente de tus sensaciones en el estómago, ¿cuándo está satisfecho?, ¿cuándo tiene hambre? Esto te ayudará a detectar si eso que acabas de tomar con las manos es puro antojo, o en verdad responde a las necesidades de tu cuerpo.
 
Si se trata de antojo, es momento de parar y dominar el impulso. Incluso hay personas que dejan comida ‘a la mano’ en la casa, y esto solo hace que desequilibren su alimentación.
 
Es momento de hacer consciencia sobre el hambre del tacto, ¡para que no te agarres con las manos en la masa!

Chécate, mídete y muévete
¡Disfrutar una vida sana depende de ti!

Regístrate y recibe en tu correo consejos, infografías, videos, podcast y artículos que te ayudarán a tener un estilo de vida más saludable. ¡Chécate, Mídete y Muévete!