Las 5 formas más saludables de cocinar



Existen diferentes técnicas culinarias, es decir, distintas maneras de cocinar un alimento que pueden mejorar o disminuir sus propiedades, por  eso es importante saber más sobre qué ventajas y desventajas tiene cada una de ellas.
Seguramente has escuchado a algún cocinero o alguna chef experta echar mano de este dicho: “Comida que mucho hierve, el sabor pierde”. ¿Qué tan cierto es eso, y qué otras alternativas hay para cocinar?
Deja atrás lo mismo de siempre y prueba nuevas formas de preparar tus alimentos de forma más rápida, rica y saludable.

Las técnicas que es mejor evitar

·      Freír: Los alimentos se cocinan sumergidos en aceite a una temperatura constante. Conserva su sabor, pero aporta muchas calorías de más.
·      Capeado: Se utiliza harina y clara de huevo para cubrir los alimentos y freírlos en aceite. ¡Utilizándola, sumas demasiadas calorías a la preparación!
·      Empanizado o rebozado: Los alimentos se cubren con pan molido para freírlos. El huevo, pan, harina y aceite añadidos son ricos, pero dan mucha energía extra que se acumulará como grasa en tu cuerpo.

Las más saludables:

•       Hervir (o cocer): Consiste en sumergir la carne o las verduras mientras el agua entra en ebullición. La ventaja de esta técnica es que el sabor se concentra y todos los nutrientes  quedan en el agua, por lo que es muy buena para preparar caldos de pollo, res o sopa con verduras. Agrégalos cuando el agua ya está burbujeando, y eso sí: ¡no dejes que hiervan demasiado! Recuerda: comida que mucho hierve, el sabor (y nutrientes) pierde.

•       Al vapor: La pérdida de sabores es mínima y no necesita grasa. Es la mejor manera de cocinar las verduras, pues conservan sus propiedades nutritivas. ¡Cuida que las verduras queden crujientes y no demasiado cocidas! Así conservan la fibra y son fáciles de digerir.

•       Asar: Aquí los alimentos se ponen directo al fuego, sin un medio que les transmita calor, como el agua o el aceite. Esta técnica conserva bien los sabores de los alimentos, pero hay que tener cuidado de no pasarse de tiempo, ya que pueden empezar a perder líquido, y quedar muy rígidos, sobre todo las carnes. Si utilizas especias o marinada sin aceite y lo acompañas con verduras crudas o al vapor, ¡tu platillo estará delicioso, equilibrado y completo!

•       Guisar: Consiste en freír y hervir verduras y carnes en alguna salsa. Por lo general, hay que utilizar grasa para freír los alimentos y en la preparación de la salsa. Es una buena técnica porque mantiene los sabores de los ingredientes y los concentra. Si se cocina en un recipiente de teflón, sin grasa, el resultado tendrá mucho sabor y pocas calorías. Haz tus platillos más ricos y ligeros utilizando especias variadas.

•       Hornear: Se lleva a cabo utilizando calor seco en un horno. Es un poco más lenta, pero los alimentos conservan sus nutrientes, ya que no utiliza ningún tipo de líquido. No hace falta usar grasa, por lo tanto, no proporciona muchas calorías. ¡Te sorprenderán todas las delicias que puedes preparar en su versión baja en calorías al utilizar esta técnica!

Haz que tu comida tenga mucho sabor al hornear, asar o guisar. Usa estas técnicas culinarias básicas según te convenga para darle variedad a tus comidas. Te ayudarán a usar más la imaginación a la hora de cocinar, ¡y tendrás una alimentación más nutritiva y rica!
 
 

Chécate, mídete y muévete
¡Disfrutar una vida sana depende de ti!

Regístrate y recibe en tu correo consejos, infografías, videos, podcast y artículos que te ayudarán a tener un estilo de vida más saludable. ¡Chécate, Mídete y Muévete!