5 técnicas infalibles para crear hábitos saludables


Los hábitos son esos patrones de comportamiento que usamos todos los días para cumplir nuestra rutina. Los llevamos a cabo de forma automática, casi sin pensar: lavarnos los dientes, caminar hacia el trabajo, leer antes de dormir… esto se debe a que hemos programado a nuestro cerebro para realizarlos siempre y sin esfuerzo.

De la misma forma, puedes hacer que medirte en lo que comes y moverte a través del ejercicio sean actividades naturales, que no te cuesten trabajo. ¡Imagina qué cambio! Pero, ¿cómo lograrlo? Es simple: a tu cerebro le será más fácil empezar a crear nuevos hábitos si usas elementos que ya conoce.

Si quieres mejorar tu vida creando nuevos hábitos, tienes que hacer que tu cerebro sea tu cómplice a través de estas técnicas. ¡Ayúdale a que te ayude! Checa estos consejos y te será mucho más fácil medirte y moverte de ahora en adelante:

1.       “Más vale malo conocido que bueno por conocer”: Tu cerebro piensa tal y como dice este refrán: le gusta lo que ya domina, así que rodéate de un ambiente familiar al iniciar un hábito porque así le será más fácil crearlo. Por ejemplo, comparte tu menú saludable con un amigo, acude a ejercitarte al parque que te gusta, escucha tus canciones favoritas mientras lo haces. Haz que se sienta cómodo, ¡evita exponerlo a cambios abruptos!

2.       Sé constante: Cuando tu cerebro desarrolla nuevos hábitos trata de ahorrar energía: responde de manera automática y no se esfuerza en encontrar respuestas. Practica tu nueva rutina sin interrupciones, sé constante. Así consumirá menos energía y lo convertirá en hábito.

3.       ¡No aflojes el paso!: Tu cerebro no distingue entre los hábitos que son buenos para ti y los que no lo son tanto: exigirá hacer aquello a lo que lo has acostumbrado sin que le importen consecuencias. ¡Ánimo, tú puedes!

4.       Aliméntalo bien: Evita los periodos largos sin comer, recuerda que tu cerebro funciona con glucosa. Consume verduras y frutas que poseen un bajo contenido calórico, o elige los alimentos reducidos en grasas, sodio y azúcares.

5.       Recompénsalo: Es bueno tener disciplina, pero también debes hacer excepciones, tu cerebro se sentirá motivado a seguir si lo premias. Planea pequeñas recompensas durante este proceso de cambio para que la meta final no parezca tan lejana e imposible: date gusto comiendo palomitas en el cine o duerme hasta tarde en lugar de ejercitarte temprano el fin de semana. Eso sí: ¡mídete y no abuses!
 
Recuerda: Dale a tu cerebro elementos que ya conozca para que te ayude a cumplir tus propósitos, sé constante y recompénsalo para que pueda continuar.

Checa cómo estás tratando de ser saludable a través de tus hábitos ¡revisa qué tan buenos son y cómo puedes mejorarlos! No tienes por qué luchar contra tu cerebro: ¡mejor conviértelo en tu aliado hacia una vida más saludable!

Chécate, mídete y muévete
¡Disfrutar una vida sana depende de ti!

Regístrate y recibe en tu correo consejos, infografías, videos, podcast y artículos que te ayudarán a tener un estilo de vida más saludable. ¡Chécate, Mídete y Muévete!