¡Checa siempre las latas!

Cocinar con alimentos naturales es lo más sano, pero si por las prisas tienes que optar por comida procesada, date tiempo de checar bien las latas para que elijas lo mejor para ti y tu familia. Te decimos en qué tienes que poner mucha atención, por dentro y por fuera:
 
Por fuera
 
-Latas limpias. Así evitarás que al abrirlas entre algún contaminante del exterior.
-Con etiqueta completa. Para poder verificar el contenido, los ingredientes y el productor.
-Ojo con la caducidad. No quieres consumir un producto en mal estado.
-Una lata no inflada. Te asegura que no se hayan colado microorganismos en el interior.
-No oxidada. Puede indicar que es muy vieja y el producto en el interior puede estarlo también.
-Sin golpes. Podría desprender el recubrimiento interior que protege los alimentos del contacto con el metal.
 
Por dentro
 
- Sodio. Tu consumo diario no debe superar los 3000 mg, por lo que una lata con 500 mg se considera alta en sodio, busca las opciones reducidas.
-Los frijoles. Opta por los que no son refritos o con ingredientes extra como chorizo, ya que tienen muchas grasas y sal.
-Pescados. Los que vienen en agua son los mejores, pues tienen menos calorías.
-Verduras, fruta o chiles. Revisa siempre sus etiquetas para evitar sorpresas, pero dentro de los enlatados, son las que tienen menos aditivos.
 
En general, todos estos productos pueden durar por más de 6 meses, algunos incluso más de dos años. Aunque vayas de prisa, date tiempo de checar a detalle los productos enlatados, y de preferencia, compra productos frescos y de temporada para preparar tus platillos.

Chécate, mídete y muévete
¡Disfrutar una vida sana depende de ti!

Regístrate y recibe en tu correo consejos, infografías, videos, podcast y artículos que te ayudarán a tener un estilo de vida más saludable. ¡Chécate, Mídete y Muévete!