Hipertensión y ansiedad

Todos los días surgen preocupaciones que pueden tener un impacto en tu salud, no sólo emocional, sino física. Un problema comúnmente relacionado con la ansiedad y el estrés es la hipertensión arterial… ¡Aprende a identificar y manejar estas emociones para que lo tomes con calma y nos amanezcamos!
 
Existe evidencia científica que muestra cómo el sistema cardiovascular es muy sensible al estrés y a la ansiedad; ambos influyen en el desarrollo y mantenimiento de la hipertensión arterial.
 
Estas emociones estimulan excesivamente al sistema nervioso central, generando altos niveles de presión arterial para que la sangre pueda ser irrigada a todo el cuerpo. Cada vez que sientes ansiedad o estrés tu ritmo cardiaco se acelera y eleva la presión arterial para que tu cuerpo pueda reaccionar ante el riesgo que siente que corres.
 
Si sufres de presión alta o te han diagnosticado hipertensión, sigue estos consejos para tener ventaja sobre tus propias emociones, antes de que te afecten físicamente:
 
-Responsabilízate: Identifica cómo tus acciones y decisiones pueden tener un efecto negativo o positivo en la hipertensión.
 
-Aprende a relajarte: Te ayudará a controlar la hipertensión. Por ejemplo, la relajación progresiva (que consiste en tensar y aflojar los músculos de los pies a la cabeza) suele ser muy efectiva para el tratamiento de ansiedad.
 
- Mejor respira: ¡El famoso “cuenta hasta 10 y respira” sí sirve! Concéntrate en tu respiración y deja a un lado todo lo demás. Notarás el cambio de inmediato.
 
-Busca soluciones: En vez de lamentarte, define objetivos y alternativas para solucionar la situación que te estresa. Así tendrás un plan de acción y mayor sentido de autocontrol.
 
-Cambia tus malos hábitos: Mejora tu alimentación, las horas que duermes y la calidad de tu sueño. Las actividades que realizas durante el día tienen un efecto importante en la mejora de la hipertensión.
 
-Actívate: A través de la actividad física puedes disminuir los niveles de ansiedad y estabilizar los niveles de presión arterial.
 
-Visita tu clínica más cercana: revisarte regularmente y apoyarte en las recomendaciones de tu médico, será de gran ayuda para definir tu estado de salud y controlar lo que lo impacta.
 
Recuerda, para eliminar la ansiedad y el estrés es importante que interpretes las situaciones de una manera más positiva. ¡La negatividad no te dejará nada bueno!

Chécate, mídete y muévete
¡Disfrutar una vida sana depende de ti!

Regístrate y recibe en tu correo consejos, infografías, videos, podcast y artículos que te ayudarán a tener un estilo de vida más saludable. ¡Chécate, Mídete y Muévete!