Las emociones que afectan tu salud

Seguro has escuchado muchas cosas relacionadas a los daños que causa el estrés en tu cuerpo, y por el otro lado, a que la risa puede curarte. Lo cierto es que las emociones positivas pueden fortalecerte, mientras que las negativas, debilitarte; así que al mal paso, es mejor darle prisa.

Las emociones “negativas”, como miedo, ira, rabia, rechazo o tristeza se asocian a una respuesta de tensión. Cuando sientes miedo, tus sistemas de alerta se activan y te preparan para luchar o huir, por ejemplo.

Este tipo de reacciones permiten salvarte en situaciones críticas, lo que refleja el enorme valor que tienen las emociones negativas. Sin embargo, pueden crear malestar físico como dolor en espalda o cabeza, y en casos más extremos, algunas enfermedades como el cáncer.

Por el otro lado, la risa motiva la producción de endorfinas, que son los neurotransmisores que el cerebro expulsa al sentir placer. Reír es un método natural para levantar el ánimo. A nivel físico, la risa relaja los músculos que están tensos, reduce la producción de hormonas que causan estrés, baja la presión de la sangre y ayuda a incrementar la absorción del oxígeno.
Como ves, existe una relación clara entre pensamientos, emociones y salud física.
 
Deshazte de las emociones negativas

-Cuando las emociones “negativas” te sobrepasan o las tienes por más de un mes,  sin poder resolver lo que te preocupa, es importante buscar el apoyo de un psicólogo.

Siempre será mejor expresar las emociones, ya que ayudará a aliviar la tensión tanto emocional como física, además de que será más fácil encontrar alguna solución y estrategias para afrontar los problemas.

-Otra técnica es usar la meditación, escuchar música tranquila, hacer caminatas relajantes, masajes, ejercicios de respiración, entre otras formas, para lograr liberar la tensión de forma física.

-Comer bien y no hacer uso de drogas o alcohol es importante, de lo contrario harás que tu organismo se desequilibre más y se enferme.

-Intenta reír, ya que los beneficios son muchos: estimula la secreción de endorfinas que producen sensación de placer, alivia el dolor, disminuye la presión arterial, reduce las hormonas de estrés, fortalece el sistema inmunológico y relaja la tensión muscular.

Además, reduce el estrés y la ansiedad, mejora la memoria, favorece el pensamiento creativo, y fomenta una mejor relación con amigos y familia.

Las emociones por sí mismas no son malas, lo importante es conocerlas, expresarlas, y lograr de esta forma un equilibro físico y emocional.

Chécate, mídete y muévete
¡Disfrutar una vida sana depende de ti!

Regístrate y recibe en tu correo consejos, infografías, videos, podcast y artículos que te ayudarán a tener un estilo de vida más saludable. ¡Chécate, Mídete y Muévete!